Pleurotus, Gírgola, Seta común, Seta de ostra, Hongo ostra, Hongos ostras, Orejón, Seta de chopo

Pleurotus ostreatus


Pleurotus ostreatus

Pleurotus, Gírgola, Seta común, Seta de ostra, Hongo ostra, Hongos ostras, Orejón, Seta de chopo
Foto de Pleurotus, Gírgola, Seta común, Seta de ostra, Hongo ostra, Hongos ostras, Orejón, Seta de chopo - http://abrazil.com/ - http://www.4qd.org/
Fuente: INFOAGRO.COM



Nombre común o vulgar: Pleurotus, Gírgola, Seta común, Seta de ostra, Hongo ostra, Hongos ostras, Orejón, Seta de chopo

Nombre científico o latino: Pleurotus ostreatus

Seta de la madera en descomposición, generalmente madera de chopo.

Es frecuente encontrarlo en casi toda España.

Se presta para ser cultivada con gran facilidad, usando trozos de chopo inoculadas con micelio.

Sobre un lecho de trozos de madera se inocula una mezcla de micelios del hongo con serrín y algo de agar malta que sirve para iniciar el desarrollo.

También se pueden utilizar maderas distintas del chopo y paja de cereales.

Descripción de Pleurotus ostreatus:

Se reconoce por la forma del sombrero a manera de abanico o de espátula, por su crecimiento en grandes matas sobre madera y por las características laminillas decurrentes, así como también por la situación del pie, excéntrico o incluso lateral, común a casi todas las especies de Pleurotus.

Se presenta con un sombrero que, en realidad, es muy variable tanto en la forma como en el color.

El sombrerillo de esta seta es redondeado, con la superficie lisa, abombada y convexa cuando es joven, aplanándose luego poco a poco.

Su diámetro oscila entre 5 y 15 cm, dependiendo de la edad del hongo.

El color es variable, desde gris claro o gris pizarra hasta pardo, tomando una coloración más amarillenta con el tiempo.

En la parte inferior del sombrero hay unas laminillas dispuestas radialmente como las varillas de un paraguas, que van desde el pie o tallo que lo sostiene, hasta el borde.

Son anchas, espaciadas unas de otras, blancas o crema, a veces bifurcadas, y en ellas se producen las esporas destinadas a la reproducción de la especie.

El pie suele ser corto, algo lateral u oblicuo, ligeramente duro, blanco, con el principio de las laminillas en la parte de arriba y algo peloso en la base.

Pueden crecer de forma aislada sobre una superficie horizontal o en grupo formando repisas laterales superpuestas sobre un costado de los árboles.

La carne de la seta es blanca, de olor algo fuerte, tierna al principio y después correosa.

Usos culinarios:

La forma más frecuente de consumo de estas setas es en fresco, después de limpiadas y guisadas o preparadas de otras maneras.

No es infrecuente la existencia de particulares que las cuecen con sal, las meten en frascos cerrados herméticamente, al baño María, y las conservan hasta el momento en que las van a consumir, en cuyo caso las aderezan adecuadamente.

También algunos particulares las desecan mediante el procedimiento de colgarlas ensartadas en hilos en sitios con calor (cocinas); una vez desecadas, aguantan meses. Después son hidratadas para su preparación y consumo.

Es recomendable consumir individuos jóvenes porque la carne tiende a ser un poco dura en los ejemplares más desarrollados.

Tiene necesidad de un tiempo de cocción más prolongado que el que hace falta en muchas otras especies.

CULTIVO DE GÍRGOLAS

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES BIOTEGNOLÓGICAS
http://www.iib.unsam.edu.ar/

El cultivo del Pleurotus, es simple y requiere de poca inversión inicial.

El sistema mas común de siembra es en bolsas.

Como sustrato se puede usar casi cualquier elemento que contenga celulosa: pajas, aserrines, hojas, marlos molidos, subproductos de los cultivos de café, algodón, arroz, etc.

Se obtienen de 8 a 10 Kg por metro cuadrado de superficie de cultivo en tres cosechas.

Puede cultivarse fácilmente sobre troncos de chopo, al aire libre, o sobre balas de paja mezcladas con serrín, en invernaderos; pero es preciso advertir que, si no se mantiene la temperatura, la humedad y la luminosidad adecuadas, es difícil obtener setas de forma continuada.

Lo fundamental consiste en sembrar el micelio sobre un sustrato leñoso-celulósico húmedo (casi siempre pasteurizado), incubarlo a 20-25º C, mientras se tiene envuelto el plástico y, por último, mantenerlo descubierto en sitios muy húmedos y frescos, generalmente a, menos de 15º C, hasta que salgan las setas.

Este hongo no requiere sustratos comportados, a diferencia de los champiñones.

El cultivo se puede realizar en troncos o en sustratos artificiales.

El cultivo en troncos tiene la ventaja de ser de un bajo costo de implementación pero con producción principalmente estacional, generalmente en otoño y en primavera que es cuando se dan las condiciones naturales de temperatura y humedad para que el hongo fructifique.

El cultivo en sustratos artificiales (paja de trigo o bien aserrín o viruta de maderas blandas no resinosas) permite una producción continua pero con un mayor costo de inversión inicial

Cultivo en bolsas:

Los substratos artificiales deben ser pasteurizados antes de su siembra para evitar posibles contaminaciones.

De un modo artesanal, pero no por eso menos efectivo, se puede lograr una pasteurización mediante la "cocción" de la paja por inmersión en agua caliente.

Un tratamiento de inmersión en agua caliente a 80ºC por dos horas es suficiente.

La inmersión se puede hacer en un tanque con agua caliente, colocando la paja dentro de un canasto de metal o bien en una bolsa de polipropileno (bolsas de papas modernas, no de arpillera).

Siembra:

El sustrato se inocula con lo que comúnmente se denomina "semilla" o micelio; el cual consiste en granos de trigo estériles, cuya superficie se encuentra cubierta por hifas del hongo en cuestión.

En esta operación, se mezcla el sustrato y la semilla lo más homogéneamente posible.

Es conveniente emplear "semilla" en una proporción de 2-3 % peso en peso (mezclar 2 kg de semilla cada 100 kg de sustrato húmedo).

Es importante no realizar la siembra hasta que el sustrato este frío o al menos a 25ºC ya que a mayor temperatura el micelio puede morirse.

La "semilla" debe ser mezclada lo mejor posible.

Para ello se puede colocar el sustrato en una mesa, bolsa o tolva. En esta etapa se debe prevenir la aparición de contaminaciones trabajando con ropa limpia y en lugares sin corrientes de aire que transporten polvo. Al cabo de unos días, el micelio comienza a crecer sobre el sustrato.

Después de la siembra el micelio no requiere mayores cuidados, debe estar en una habitación oscura con temperatura controlada.

Inmediatamente después de descender la temperatura del ambiente y comenzar con el foto período se deben hacer tajos, u orificios sobre la bolsas negras para que el micelio reciba el estímulo de la luz.

Es en esos orificios donde se desarrollará la fructificación.

Requerimientos para la cosecha:

Humedad relativa: 85-92 %.
Temperatura ambiente: 15-18ºC.
Duración: 5-7 semanas.
Ventilación: 4-6 renovaciones por hora.
Iluminación: requiere 2000 lux/hora durante 12 horas al día.

Se puede utilizar tubos fluorescentes o bien luz difusa natural.

Los hongos se cosechan cortándolos al ras mediante un cuchillo o tijera.

Se obtienen oleadas cada aproximadamente 10 días.

Normalmente se cosechan 2-3 oleadas pero es posible obtener más.

Una oleada es un ciclo de producción, seguido de dos o tres días sin cosecha, durante este lapso se forman los primordios del ciclo siguiente.

Riego:

Se puede efectuar en forma manual o por aspersión, una o dos veces por día para evitar la desecación del sustrato.

Cultivo en troncos:

Se utiliza casi cualquier madera, pero se debe evitar aquella que es de pino porque sus resinas dificultan el crecimiento del hongo.

En general se emplean maderas blancas y blandas.

La madera debe estar "verde", puede ser recién cortada o bien después de 1-2 meses, el grado ideal de humedad es de 50-70 %.

La época ideal para el corte es durante el invierno ya que el árbol tiene más energía acumulada en sus vasos para brotar en la primavera.

Siembra:

Se puede cortar los troncos con motosierra en ambos extremos de modo de lograr dos rodajas.

La semilla se coloca directamente sobre el tronco y se le clava la rodaja mediante el uso de clavos o grampas de tal modo que la semilla quede en intimo contacto con la madera.

En vez de rodas algunos cortan cuñas efectuadas por dos cortes, procediendo de igual modo.
Se emplea aproximadamente 1,5 kg de semilla cada 100 kg de madera.

Incubación de los troncos:

Para este fin se cava una zanja en un terreno preferentemente sombreado y fresco, con las paredes verticales de modo que quepan, en forma vertical, los troncos que hemos cortado.

Una vez acomodados en la fosa, se tapa la zanja con unas tablas o chapas cubiertas por un plástico de polietileno y finalmente una capa de tierra a modo de aislante.

Las condiciones óptimas para el desarrollo del micelio son de 25-28ºC y 90-100 % de humedad.

El tiempo de incubación es variable dependiendo de las condiciones climáticas y de la madera, normalmente se requieren 3-4 meses para la total colonización de los troncos.

Algunos cultivadores no realizan fosas y simplemente envuelven a los troncos en bolsas plásticas negras para su incubación.

Obtención de fructificaciones.

Una vez finalizada la etapa de Incubación, se retiran los troncos de la fosa y se los entierra 2/3 de su longitud en el suelo.

Se debe seleccionar un lugar de semi-sombra, no expuesto al viento.

Los troncos se colocan separados por una distancia entre sí de 30-40 cm.

Cuando la temperatura del ambiente sea próxima a los 18ºC y llueva lo suficiente, comenzarán a formarse pequeños primordios, que al cabo de 6-8 días alcanzarán la madurez y el tamaño óptimo para ser cosechados.

Generalmente, la cosecha se realiza durante el otoño y la primavera.

La formación de fructificaciones perdura por dos o tres años pero en forma decreciente después del primero.

Si no llueve periódicamente o bien hay alguna sequía prolongada es conveniente regar los troncos procurando que las gotas sean finas

Plagas y enfermedades.

PLAGAS.

- Colémbolos.

Son insectos diminutos sin alas que forman pequeñas galerías, secas y de sección oval en la carne de los hongos.

Se encuentran en gran cantidad entre las laminillas que hay bajo el sombrero de las setas.

También pueden atacar al micelio si el sustrato está demasiado húmedo.

Destaca la especie Hypogastrura armata.

- Dípteros.

El daño lo causan sus larvas que se comen las hifas del micelio, hacen pequeñas galerías en los pies de las setas y luego en los sombreros.

Destacan algunas especies de mosquitos de los géneros Lycoriella, Heteropeza, Mycophila y moscas del género Megaselia.

Para el control de colémbolos y de dípteros se recomiendan medidas preventivas como colocación de filtros junto a los ventiladores, eliminación de residuos, tratamiento térmico de los sustratos para eliminar huevos y larvas, etc.

También pueden emplearse distintos insecticidas: diazinón o malatión en polvo mezclados con el sustrato, nebulizaciones con endosulfán o diclorvos, etc.

ENFERMEDADES.

- Telaraña (Dactylium dandroides) (= Cladobotryum dandroides, Hypomyces rosellus).

Los filamentos de este hongo crecen rápidamente y se extienden sobre la superficie del sustrato y de las setas, cubriéndolas con un moho blanquecino, primero ralo y luego denso y harinoso.

En las partes viejas las formas perfectas forman puntos rojizos.

Los ejemplares atacados se vuelven blandos, amarillento-parduscos, y se acelera su descomposición.

Puede atacar a las setas recolectadas.

Esta enfermedad aparece con humedad excesiva, el calor y la escasa ventilación.

Para su control se deben cubrir con cal viva en polvo, sal, formalina 2% o soluciones de benomyl las zonas afectadas.

También se puede emplear zineb, mancozeb, carbendazin o thiabendazol.

- Pseudomonas tolaasii (= P. fluorescens).

Esta bacteria ataca en cualquier fase del cultivo, desde el micelio en incubación a las setas ya formadas, disminuyendo o anulando la producción.

En los sombreros de los ejemplares enfermos aparecen zonas de tamaño variable de color amarillo-pardusco o anaranjado, acaban pegajosos y si la temperatura y humedad son altas, se pudren pronto y huelen mal.

Para su control se aconseja procurar evitar el exceso de humedad, la adición de sustancias nitrogenadas y el calor.

Se puede añadir hipoclorito sódico al agua de riego, solución de formalina al 0,2-0,3%, formol u otros productos.

Más información en el Archivo del Foro:

Champiñones y cultivo de otras setas


.: Lista de fichas de hortalizas y verduras :.






Ficha de Pleurotus, Gírgola, Seta común, Seta de ostra, Hongo ostra, Hongos ostras, Orejón, Seta de chopo en Infojardín.